Un tazón chino de más de mil años de antigüedad que perteneció a la Dinastía Song del Norte se vendió el martes pasado en una subasta en Nueva York por $2.2 millones.

Lo curioso del caso es que el cuenco fue comprado por apenas $3 en un garaje en Nueva York en 2007.