Para Kim Kardashian acudió a una clínica para que le realizaran lo último en tratamientos de estética, un método conocido en español como el “facial vampiro”.

En el pasado episodio de su programa Kourtney and Kim Take Miami, la más famosa de las Kardashians se sometió a este doloroso tratamiento el programa, consiste en sacar sangre del brazo del paciente y utilizarla para rellenar la cara con varias inyecciones estilo acupuntura.

“Amo intentar cualquier cosa que te haga sentir y ver joven”, manifestó Kim, aunque después del tratamiento aseguró que no se someterá a una cirugía plástica facial si la misma duele tanto como el tratamiento vampiro. Kim compartió las fotos en su cuenta de Instagram, antes de que el episodio se emitiera.